Marian Lorenzo




Estudié Economía movida por una idea utópica: “la economía es la base de todo, por tanto, entendiendo la economía, se podrán solucionar los problemas del mundo…”
Puede que fuera una visión un tanto romántica y algo simplista, sin embargo, hoy en día, su esencia me sigue llamando. Sigo pensando que la economía debe estar al servicio de las personas sin olvidar lo importante que son las personas para la buena marcha de la economía.
Esa visión global y humanista de la economía, ha conseguido que fuera más allá del aspecto materialista con el que en los últimos tiempos se ha asociado.
Como argumentó el premio Nobel de Economía (1998) Amartya Sen en su obra “Sobre ética y economía”, “la economía se puede hacer más productiva prestando una atención mayor y más explícita a las consideraciones éticas que determinan el comportamiento y el juicio humano.” 
Curiosamente la economía, históricamente, surge como una ramificación de la ética. Relación que se remonta a Aristóteles (Ética a Nicómaco). Sin embargo, el enfoque “técnico” ha conseguido hacer sombra a las preguntas éticas que la economía estaba llamada a plantear, relacionadas con la motivación y el logro social.
El equilibrio entre ambos enfoques, el técnico y el ético, sería, para mí,  el PUNTO DE EQUILIBRIO del que tanto se habla en economía.
Continuando con esa influencia ética que me hace pensar en el aspecto humano tanto como en el material aparece el coaching en mi vida.
Fue en los albores del tercer milenio cuando tuve mi primer contacto y fue gracias a una oferta de trabajo.
Para mí un coach era un entrenador, sin embargo había algo que no acababa de encajar, así que decidí buscarlo en el “Gran Diccionario Oxford” de inglés.
La primera acepción me decía que coach era (y es) un coche de caballos. Pero esa definición no me ayudó mucho más.
La segunda, vagón de tercera… ¿? Pues sí que estamos bien…
Y, la tercera, tutor, entrenador, director técnico
Desde ahí, con un concepto totalmente equivocado, rechacé aquella oferta. Sin embargo, mi curiosidad me llevó a seguir investigando y leyendo sobre el tema hasta que me di cuenta de que era un complemento perfecto no sólo para el desarrollo personal y profesional, sino también para el desarrollo empresarial, donde, sin duda, tendría cabida esa visión humanista.
Hoy puedo decir que un coach es un profesional que se dedica al desarrollo del potencial humano y que esta denominación viene de la primera acepción del diccionario. Si, tiene su origen en el coche de caballos, como metáfora, para llevar a las personas desde un punto a otro.
Esta herramienta ha venido a completar especialmente mi experiencia, de más de 20 años, en gestión de empresas.
Unos años atrás decidí dar un nuevo rumbo a mi carrera profesional y ofrecerte mis servicios de economista y coach como freelance. A ti como persona, como profesional, como empresario, ejecutivo, y/o directivo. Con herramientas del coaching para gestionar el cambio - para que llegues a ser quien quieres ser, a donde quieres llegar, a conseguir lo que quieres conseguir - y con mi experiencia en gestión empresarial.
En 2013 decidí crear este blog para que fueras conociéndome un poco más gracias a las publicaciones realizadas. La experiencia ha sido muy gratificante. Tanto mis clientes como yo misma hemos ido evolucionando a través del coaching
Poco después, en 2014 y gracias a esta experiencia, ve la luz ViVeKa, vive el cambio, un nuevo espacio para el desarrollo profesional y empresarial. Desde entonces el aprendizaje ha continuado acompañándome cada día.
Si tú también quieres seguir evolucionando, puedes contactar conmigo aquí y solicitarme una entrevista en la que valoraremos si mis servicios, totalmente personalizados, pueden ayudarte.

¡Adelante! Nos vemos en el camino del cambio.
Para saber más sobre mí, puedes visitar mi perfil en linked in

Marian Lorenzo
Economista y coach.
Gestionando el cambio.